Historia

En los 40, era Jesús Ramírez -en Tafalla- quien creaba El Caserío de Tafalla. El fundador y primer maestro caramelero de nuestra marca elaboraba entonces los primeros caramelos de piñones, gracias a los que hoy somos conocidos, aunque durante todos estos años se ha ampliado la oferta a otros productos y caramelos.

Nuestra historia, la de El Caserío de Tafalla, se remonta al viaje de Jesús Ramírez a Francia para conocer de primera mano las técnicas pasteleras más innovadoras del país galo, y traerlas a Tafalla, donde regentaba una pastelería.

Allí, y tras el estallido de la guerra civil española,  Ramírez no podía volver, por lo que durante un largo periodo de tiempo estuvo separado de la que entonces era su prometida, Manuela Barásoain.

Fue a su regreso a Tafalla, tras la guerra, cuando decidió crear su fábrica con un diseño que se asemejara al de aquel caserío que lo acogió durante años en Francia.

Una fábrica que permaneció en pleno centro de la ciudad hasta 2007, momentó en el que decidió trasladarse a las instalaciones actuales, en el polígono industrial La Nava, pero desde la que se continúan elaborando de la misma forma, natural  y artesanal sus ya tradicionales caramelos.